Gabriel Oliverio: riesgos en ciberseguridad tras la pandemia

El tránsito acelerado hacia la virtualidad, a raíz de la pandemia de la covid-19, exige que los líderes mundiales y sus organizaciones definan mecanismos para prevenir riesgos en materia cibernética. El ecosistema digital se ha convertido en un refugio para muchas de las actividades habituales y cotidianas del mundo físico, que tuvieron que migrar hacia la virtualidad por causa de la pandemia. El resultado es más tránsito virtual en áreas diversas que vuelven complejo todo el funcionamiento de la red. Por lo tanto los riesgos se incrementan y hay que estar alerta.

Es necesario lograr es un equilibrio entre los beneficios de agilidad, escalabilidad, eficiencia y rentabilidad con la CIBERSEGURIDAD que ello requiere. Prever posibles ataques y entradas u accesos vulnerables.

Los ataques cibernéticos y el fraude de datos son los principales riesgos que enfrenta el mundo durante la coyuntura de la pandemia.

A las nuevas plataformas, el auge de la inteligencia artificial, el uso de la nube como campo de almacenamiento y el flujo de grandes volúmenes de datos e información se agrega una nueva dependencia virtual.

El acceso masivo de actores no habituales del ámbito digital que no tienen familiaridad con los riesgos del acceso al ciberespacio, facilitan el fraude informático y los ciberataques.

Así, la protección de las instituciones, empresas, empleados, clientes y ciudadanos en general es fundamental para fortalecer la confianza en el escenario cibernético.

Para ello la educación digital y la información sobre una cultura digital segura son imprescindibles. Y son vitales para discriminar entre aquello que conviene o no hacer en la Web, qué aplicaciones bajar y que mecanismos de control utilizar para no ser vulnerados por terceros.

Esta conducta individual responsable hará que las interacciones sociales en la red de todo tipo se vuelvan más confiables y seguras.

Las empresas e instituciones tienen un rol clave.

Por un lado deben centrarse en la protección de  activos y servicios más importantes para la organización y equilibrar las decisiones sobre los riesgos que están dispuestos a correr durante y después de la crisis.

Por el otro, necesitan planes de atención, capacitación, herramientas tecnológicas y continuidad que faciliten la transición hacia esta “nueva normalidad”, mientras se fortalece el ecosistema digital desde el principio de colaboración.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s